emilibayo

This user hasn't shared any biographical information

Homepage: https://emilibayo.wordpress.com

La mirada i la prosa impagables de Pere Rovira

Pere Rovira, Música i pols. Un dietari.

Proa, Barcelona: 2019

portada_musica-i-pols_pere-rovira_201906041322

La distinció entre escriure per plaer o a causa d’una obsessió maniàtica no té gaire sentit. Les dues posicions són perfectament compatibles, és més, jo diria que són inevitables. Totes les persones que hem escrit amb una constància quotidiana i hem acabat algun llibre sabem que hem arribat a fer-ho gràcies al plaer i a l’obsessió d’escriure. Ens hem divertit i hem oblidat el temps,i hem patit i ens hem fatigat i el temps ens ha caigut damunt. Les coses van aixi. I el més signiñcatiu de tot és que, un cop acabat el llibre, deixa d’interessar-nos i rarament ens el tornem a mirar. Contra el que de vegades he sentit comentar, el que compta no és haver escrit un llibre, sinó escriure’l, estar escrivint, vull dir. Això, és clar, si un vol ser escriptor. El cas dels diletants és diferent, em sembla que hi compta més la vanitat del producte, de tenir el llibre a les mans, de passejar-lo, de veure’l als aparadors de les llibreries.

, ,

Deixa un comentari

Els versos inicials de Miquel Reverté

els versos inicials

Sense adonar-me’n la vida va entrar en els versos
i ara no vol sortir.

 

S’ha demanat permís de residència i
he hagut pe posar-li un plat més a taula.

 

, , ,

Deixa un comentari

La mirada de Vicente Gallego

Vicente Gallego, A pájaros y migas,

Visor Libros, Madrid, 2019.

a-pajaros-y-migas-vicente-gallego

Dos aguas

Altas cumbres
que borra
una luz de cal viva
laderas campos rojos
el olivar vestido
de plata por el viento
fortuna de bancales
de cornejas y urracas
de estos troncos
quemados
de estas tierras
talladas por el hueso
de los climas
cómo no enamorarse
al paso de caminos
que nos hallaban mudos
ya casi transparentes
de sol piedras y cielo.

,

Deixa un comentari

El cor heretge d’Aina Garcia Carbó

garcia_cor

PLAENTS SEGONS DE SEDA

 

Llegir-la, anar despullant-la,
descobrir-la al racó de la tinta, al contorn de la grafia,
com va i ve i juga i se’n torna
i em diu i em té i llavors,
desapareix.
Seguir-li el lloc,
observar-la a la penombra i veure
com desfila el vers, entre el blanc i el negre,
bellugant la forma,
dins els parèntesis intermitents
de la llum i de l’enigma.
I llavors,
quan encara estic estimant-la,
quan encara ni l’he sentit ni l’he tastat
ni l’he menjat ni degustat,
de sobte,
se’n va i ja
no sé quan la tornaré a veure.

, ,

Deixa un comentari

El mañana sin mí

Primeras reseñas de El mañana sin mí

En Libros que hay que leer

http://librosquehayqueleer-laky.blogspot.com/2019/11/el-manana-sin-mi-emili-bayo.html

En Leo la lluvia caer

http://www.leolalluviacaer.com/2019/11/el-manana-sin-mi-emili-bayo-lectura321.html

En Tu mateix llibres

http://tumateix-llibres.blogspot.com/

En Diario de una chica Lit

http://diariodeunachickalit.blogspot.com/2019/10/resena-bayo-emili-el-manana-sin-mi.html

Portada

Booktrailer en:

https://www.youtube.com/watch?v=LVtHV4lV3Lk&t=2s

DSC_0748

Deixa un comentari

Presentación de El mañana sin mí

Cafè del Teatre de l’Escorxador

30-octubre-2019

Fotos Albert Farrè

Texto de Joaquín García Albero, «Conde Boira», para la presentación de El mañana sin mí, de Emili Bayo

«Comulga la gruesa miga de pan que ha untado en una escudilla de callos canónicos y luego apura de un sorbo la copa barriguda de Anís del Mono que le ha servido Rosita. Se levanta pesadamente y siente de súbito que el insoportable inquilino que le ocupa ha vuelto a prender fuego en las cortinas de sus entrañas. Una culebra de hierro fundido mordiéndole, emponzoñándole el costado. Con el vano propósito de congraciarse con un mundo en el que siempre se ha sentido extranjero, mira una última vez las nalgas rotundas de la camarera y se despide de ellas con el esbozo de una sonrisa mínima. Hace tiempo que vuelve a la rutina de su soledad desencantada con aquel disparo fallido de la boca fruncida. La melancolía extrañada de quien siempre parece despedirse por última vez. Ese hombre alto y robusto, de mirada algo estrábica, que sale ahora renqueante del mesón La Tapa y se adentra en los arañazos profundos de la niebla, se llama Abel Claramunt. Mientras camina de vuelta a un piso desangelado y exiguo de equipaje, que camufla sabiamente su vital desarraigo, enciende un cigarrillo Bisonte que brilla un instante en la noche difusa como una luciérnaga agotada. Exhala un humo imperceptible y sonríe de nuevo pensando que la niebla es otra forma de morir. Desde hace tiempo, Claramunt escribe día tras día, en páginas llenas de torcidos borrones, la biografía de un rotundo fracaso. Tiene el verbo soez, mordaz y lapidario que usa como vieja pistola en permanente duelo para abrir en el alma de los otros la herida profunda de una animadversión irrenunciable. Su espíritu terco de mosca cojonera y esa pequeña parte indivisa de hijoputez ab intestata que heredó de su padre le han condenado, con su indolente consentimiento, al ostracismo de los archivos de los casos irresolutos en un rincón diminuto y maloliente de la comisaría de una fría ciudad provinciana. Pero al sargento Claramunt, eso no parece importarle. Y no es porque al fin y al cabo se esté muriendo sin más, con la tenacidad inexorable, sencilla, de un crepúsculo. No. Esa cínica melancolía de verbo hiriente que exaspera a cuantos lo tratan, y luego desprecian, lo ha protegido siempre del vacío de la sinrazón de una sociedad en constante liquidación por derribo. Le ha salvado del vómito crónico tras asistir tantas veces al espectáculo de la putrefacción descarnada que se esconde tras las preciosas máscaras carnavalescas de la gente honorable y poderosa. Bueyes perturbados de dientes de cuchillo entre el aliento confiado de los mansos, en un íntimo y oscuro establo.Enciende otro Bisonte y se detiene un momento a resoplar un inoportuno cansancio que la niebla ningunea. Piensa en Azucena. La paciente ternura, la imbatible alegría. Sonríe pensando en la fingida desmemoria botánica con que al principio trató de mostrarle una indiferencia que no sentía. La prima Azucena. El nombre y el perfume de todas las flores. Sube las escaleras con una lentitud exasperante. Abre una puerta desconchada que no necesita chirriar para quejarse de los estragos implacables de la humedad. Pone a todo volumen el Nessun Dorma, de Pucini, y se tumba en el sofá floreado. Enciende un canuto que pronto señorea el aire con su olor a hierba seca y salvaje. Se le cierran los ojos, vencidos por el plomo líquido del agotamiento. Cuando el tiempo estalle en mil pedazos de pétrea oscuridad, en el mañana sin mí que se avecina,ensordecedor como negro aullido de cuervos, cuando ya apenas sea el vano intento de un recuerdo de aquel que me sueña y alienta, de aquel de cuya esencia estoy hecho. Cuando ya solo sea el relámpago de un pálpito antiguo en las venas de mi dios Emili Bayo; tan solo entonces, yo, Abel Claramunt, me habré muerto para siempre».

, ,

Deixa un comentari

Las mala conciencia, de Mario Vega

La mala conciencia

“Los herederos”

 

Los hijos de la noche,
herederos del día por venir,
ahora somos ángeles caídos.
Suenan en nuestros cráneos los cañones
del nuevo amanecer
y avanzamos calados por la lluvia
de regreso al hogar.
Nosotros no perdimos el Edén
ni vimos el abismo.
Con la cabeza gacha
el padre nos espera en el salón
de alfombra y chimenea,
el desayuno hecho, y aún peor:
la comprensión y en la mirada celos
de tanta rebeldía adolescente.

Mario Vega, La mala conciencia (Hiperión. Premio «València Nova 2019»)

, ,

Deixa un comentari